"La belleza física, cuando no va acompañada por la sabiduría espiritual, no tiene ningún valor; se marchita y perece."